Una vez leí que “las bodas perfectas no ocurren porque sí, se crean…” y desde entonces he intentado ser mi propia Wedding Planner, entre otras cosas, porque en la zona en la que nos casamos, no existe esta figura.

Desde que decidimos casarnos, nosotros nos hemos encargado de todo. Hemos mirados miles de webs, nos hemos recorrido cientos de lugares en busca de los mejores precios, hemos gestionado la decoración de la hacienda y, por supuesto, hemos hecho montones de manualidades… Por eso, y porque sabemos que el día B no podremos estar pendiente de todo y como queremos que el trabajo que llevamos haciendo durante un año sirva para algo, hemos contratado  a nuestra pequeña hadita, pero esa historia os la contaremos más adelante…

Y,  ¿qué hace un Wedding Planner?:

– Os ayudará a sacar el máximo provecho del presupuesto que hayáis fijado para vuestra boda.

– Os pondrá en contacto con los proveedores que más se adapten a vuestros gustos y presupuesto, e intentará conseguiros los mejores precios.

– Será vuestra persona de confianza durante durante todo el proceso de organización.

Os dará consejo en todo lo que necesitéis pero nunca tomará decisiones por vosotros, vosotros tenéis la última palabra.

– Buscará ideas originales para personalizar vuestra boda a vuestros gustos y personalidad, haciéndola única.

– El día de la boda se encargará de que todo salga bien sin que los novios tengan que preocuparse por nada.

–  Se encargará de gestionar los tiempos, para que todo salga según lo previsto.

– Será el encargado de solucionar cualquier imprevisto que pueda surgir.

Y a vosotros, ¿qué os parece contar con un wedding planner para vuestra boda?

Lis.

Anuncios